Mi boca

En una tumba de luciérnagas me vivo como Lorenzo preñando cada una, y todas, de sus lágrimas. El B52 ya pasó, ya se aleja con su zumbido repelente y lleno de hambre y desesperación… Hemos llegado tarde al refugio. Mamá y papá y Tobi han muerto.. Solo te queda mi …