La poesía es deriva

Creación, ensayo y crítica

Mes: febrero 2015

L’Histoire de l’érotisme en una guagua hacia el Sur

Reading Time: 2 minutes

“Mecánicamente mira a su izquierda. A esta hora el cansancio es ya una criatura informe y pesada que se engarza en sus párpados mientras mordisquea del cuello su sangre. Un extranjero lee “L’Histoire de l’érotisme”; pálido, con la frente la nariz y los cachetes enrojecidos del poco sol de este invierno; el pelo claro y la cabeza también clareada en la coronilla, gafas de pasta y el uniforme típico de un turista de la granbretaña… Lee una vez más el título y busca en su móvil el autor… George Bataille… Levemente le recuerda algún otro autor, loco de atar, relacionado con él… Ernst? Jünger?… Da igual. Lo mejor del libro -piensa- es su portada. Sobre fondo verde de anverso de hoja de acacia una mujer desnuda y con gafas de pasta, abierta de piernas, con la boca también abierta dejando solamemente entrever un velo de dientes bajo el labio superior -húmedo seguramente, piensa él- acoge en su sexo un cisne de alas extendidas y pico tenso como en éxtasis… El cristal de las gafas es blanco y no refleja nada, resalta sus labios y los dientes; nada deja ver tras de sí. El cisne, macho según la deducción de aquel que mira, es blanco igualmente, pero menos… algo más sucio… La guagua brinca en un bache y su cuello gira y rebota contra el cristal de la ventana a su derecha. No duele. Se espabila. En ese momento una niña extraneja mira fijamente aquella portada mientras su madre o abuela o hermana o mujer tira de su brazo hacia la salide del transporte público… Ve lo mismo que él: sobre fondo verde de anverso de hoja de árbol una mujer desnuda y con gafas gruesas, abierta de piernas, con la boca también abierta dejando solamemente entrever los dientes bajo el labio de arriba -húmedo, o no; esto no lo piensa ella, no lo conoce aún- está caída sobre el suelo mientras un cisne de alas extendidas y pico tenso -como en éxtasis, esto tampoco lo sabe; nada sabe de éxtasis la chiquilla-… El cristal de las gafas es blanco y no refleja nada, nada deja ver tras de sí. El cisne o cisna es blanco igualmente, pero menos… algo más oscuro, piensa ella…
Hanna termina de bajar las escaleras de la guagua y él vuelve al libro y topa con otra mirada… Un mujer negra parece torcer el labio, levanta disimuladamente las cejas, las pupilas dilatan, observala siguiente canción en su teléfono móvil… Lleva el pelo recogido en una coleta imposiblemente lisa; ropa ajustada y justa, gorro violeta, de invierno, y no deja de mirar al frente, más allá de la cristalera del chófer… Él vuelve la mirada al cristal de la derecha y recuerda para sí que no son las 12 ni la una ni las dos de la noche, a pesar de ser jueves, noche de tapas en Vegueta; piensa, una vez más y con algo de tristeza que es una prostituta hacia zona turística…”

Noche de corta duración

Reading Time: 1 minute

Seis y media de la mañana. La noche se pierde ya en tu cintura, la noche se va, y las farolas recogen sus maletas lentamente. Cuchichean entre ellas que no hay nada más que vender y sus pasos se pierden poco a poco en una sosegada, y alargada, silueta pidiendo silencio. Desde alguna palmera, se escuchan las primeras conversaciones de los pájaros, el aire se llena de luz, mientras yo, echado entre las últimas gotas de sudor de la habitación, juego a libar de tus carnes esas historias que nunca sabré ti.

Notas sobre la noche.

Reading Time: 1 minute

La noche lima todas las asperezas o,

para ser más Poeta,

la Noche revela la bella naturaleza

de las siluetas…

La noche protege los misterios,

los misterios protege bajos las manos,

tras las bocas dormidas

y también tras aquellas momentáneamente

ahogadas y autoprotectoras,

silenciadas.

La noche corta los fuegos

tras un velo de vello púbico

crecido como césped de ciudad en crisis,

como malayerba en jardines de bien

donde todo ha sido rasurado o afeitado

con crema blanca…

La noche protegue, sí,

y a veces de todo

y a veces al pesar de ciertas rectas

divagaciones que, a tanto que entran

la noche, crecen y crecen,

y se van, se van.

Ruido

Reading Time: 1 minute

El título de los libros

el papel,

las palabras;

la familia

los besos

las sonrisas,

las caricias

y el sexo y los abrazos

y los olvidos;

los recuerdos

la comida

la bebida

y el porvenir

y Tom y Jerry y el presente,

las manecillas del reloj;

los párpados cerrados

los párpados abiertos

la tensión del cuello

y la mirada

sobre los hombros.

Las piedras que tiras en un estanque.

El ruido de las ondas que se sacuden

del aire y la prisa y en silencio

… la carne la cabeza.

Ruido.

Escrito por primera vez en nuevepuertas.wordpress.com... algo así como mis primeros poemas.

Catéter, o no catéter

Reading Time: 2 minutes

Perpetremos el experimento más freak y separemos a la Poesía de su nombre, así tan quirúrjicamente como se separa a dos siameses con alguna posibilidad de salvación y grado alguno de vida diga; hagámoslo también con las manos del borracho de día o de noche, de contrato o vocación que intenta desnudarse mientras enfila semidesnudo el sofá, la hamaca, el suelo o la cama o la comisería de policía… Quitémosle el significante a la Poesía y llamémosla, por ejemplo, “catéter” y asistiremos a la magia y la sopresa del niño al que “le quitamos la nariz”. por primera, segunda y tercera vez… Ahora todos es mucho más fácil de aceptar: lo que no corresponde con un catéter no será nunca un catéter, nunca se venderá como catérer, nunca recibirá loas ni parabienes como un catéter -puesto que no lo es-, y nadie querrá palmearle el ego, la vanidad o la espalda porque… es solamente un catéter; lo que no se sienta como un catéter no será un catéter, lo que no piense como un catéter no será un catéter, lo que no provoque como un catéter, lo que cuando corte y penetre la piel, no libere la cruda y bella (pero cruda) música de un catéter… no será un catéter por muchas etiquetas que le pongan… Acaso una pajita de refresco para chiquillos o adolescentes es un catéter? No… Incluso, y es lo más habitual, si sentimos un catéter agarrado entre los dedos o bajo la piel y al abrir los ojos la carne nos grita que no hay catéter alguno…. entonces, aquella “visión” o “sentimiento” habrá sido cualquier cosa menos excepto un catéter….

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén