«Colmillos para caminar, hocico para las canciones de amor», Confluencias

Rompes el cielo con tu espalda y arremolinas tus cabellos en la exhausta espuma de las olas. Vienes y vas. Te retiras, te aproximas y te viertes y revientas, y asaltas luna llena y coralina mis almenas de esmeralda. Y, mientras, yo, morsa del encanto y el requiebro, huyo del …