De noche, 1 de n

De chico tenías miedo a la oscuridad y tu escaso conocimiento perdía siempre ante los juegos de las sombras y la pupila, ante los tratos de los ruidos y sonidos y tus agujeros timpánicos. El corazón parecía empeñarse más en latir, agitando ciegamente todos los capilares y membranas posibles. Un …

Calor 97

No me dejes no te mueras no permitas que te aplaste por mi zapatilla no te lances sobre el polvo amarillo ni abraces la muerte entre los calzoncillos del armario; eres mía, y yo soy tuyo, hasta que me mude a un clima más frío para no verte más, para …