Algunos poemas de Yeray Barroso, en “huida al centro del agua”

no me importo descender para verte. ni siquiera dolió el silencio, pues es el estado natural del solitario. desde la barrera vi los brazos extendidos de la muchedumbre. solo un pequeño bisbiseo logró alcanzar mis oídos mientras observé desde la valla. unos reían, otros eran solo angustia. una llama se …