Reading Time: 1 minute

Divide y vencerán

Justo antes de comunicar delicadamente al mamut que ya debía ponerse en marcha, algunos sectores de la tribu comenzaron a señalar las carencias del grupo de tiradores, a quejarse de las ausencias de determinados colectivos, reclamar una repartición más equitativa de minorías y géneros no representados tanto como los otros. La discusión avanzó y el mamut, aburrido, se marchó a que lo devorasen unos leones y hienas. Al menos ellos se ponían de acuerdo en lo que les importaba. La tribu, lógicamente, murió de hambre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.