Reading Time: 1 minute

En la parada de guagua

Tu perra fue mi coartada:

dejóse oler el trasero

por un minúsculo perro

e hizo de palanca perfecta

para mover mi mundo

y abrazarme al tuyo por la cintura.

 

En la parada de guagua

Tu perra fue mi coartada:

dejóse oler el trasero

por un minúsculo perro,

e hizo de palanca perfecta

para mover mi mundo

y abrazarme al tuyo por la cintura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.