Reading Time: 1 minute

Hace siglos… La última vez que la vi… La llamaba Dodo y no fue por un sobrepeso existente. Manifiesta la incapacidad de volar más allá de su propia sombra, sí; por eso fue presa fácil de todos aquellos hombres que la quisieron mal y solo para sí mismos…

Dodo, Dodo, Dodo… Nunca quisiste que te llamara así, a pesar de todo lo que te quise y del demente gusto que tuve por tu carne.

Relato finalista en el concurso “El mejor momento” de Letras con Arte. Pueden contactar con Letras con Arte para solicitar el libro con los relatos ganadores y los finalistas aquí