Clavas tus uñas en mi lúnula, muerdes mi cutícula, aguijoneas el lecho de la matriz de mi uña (la del dedo gordo de la mano derecha), y con la mirada sancochada de sangre, entonces, te resignas por indescifrables razones a decirme: – Tú; que no eres más que un carente, …

El mensaje

La mano de una bombera nos encendió desde nuestra inconsciencia. ¿Cuánto tiempo llevábamos así, apagados frente al mar? Abrió los ojos.. Extrañamente excitada. En vez de darse la vuelta y calentar otras áreas de la cama, la pupila enfocaba el cuadro azul sobre el sofá; un fondo celeste celeste cayendo …

0,5 por ciento, de Gonçalo M. Tavares

Cada vez más: ensayo y filosofía de la espesa. Recordar leer a Heidegger, hace muchos años: la sensación de que alguien hablaba un lenguaje secreto, paralelo al del lector. El placer de, con cada lectura, comprender más. Dos rectas lejanas que se fueran acercando, como dos hermanas en proceso de reconciliación. Y, entonces, súbitamente, un cruce entre dos líneas que amenazaban encontrarse solamente en el infinito. Leer y entender lo que se está leyendo como un proceso de investigación, bisturí mental; un esfuerzo.