Archivo de la categoría: Automatismos (o casi)

Crítica literaria en Canarias: dos perspectivas

No existe crítica literaria en Canarias. No existe la crítica literaria de libros que se dedique con autonomía, independencia, coraje y compromiso al análisis y valoración de la obra literaria. Hay, sí, y en cantidad aceptable y con un cierto dinamismo, reseñas, antologías, ensayos literarios e investigación filológica. Pero no crítica de obra literaria singular. De todas estas “posibilidades críticas”… Leer más »

Reflexiones desde «Para que exista el navegante»

Sobre un mapa antiquísimo, quizás el más antiguo de todos, el poeta, ensayista y crítico literario Lázaro Santana (Gran Canaria, 1940) traza en su libro de poemas “Para que exista el navegante” una búsqueda, casi un afán, en pos de la poesía en la isla, la Ysla. Sabe que la travesía es incierta y que la distancia que separa al… Leer más »

La experiencia: no hecho menos de 3

Dale tres, al menos que sean tres… Toda libro debería llevarse, al menos, tres lecturas antes de que un texto pueda llamarse crítica literaria. Y es que la crítica literaria, como texto, como Letra y Obra, es un proceso creativo que se alimenta de experiencias y de procesos reflexivos sobre dichas experiencias. Y la lectura es una de esas experiencias, personal… Leer más »

      No hay comentarios en

Clavas tus uñas en mi lúnula, muerdes mi cutícula, aguijoneas el lecho de la matriz de mi uña (la del dedo gordo de la mano derecha), y con la mirada sancochada de sangre, entonces, te resignas por indescifrables razones a decirme: – Tú; que no eres más que un carente, un pedazo de tierra rota flotando llena de pobreza sobre… Leer más »

Estos pocos ojos

      No hay comentarios en Estos pocos ojos

las señales sobre el asfalto, los detritos de la comida de otros                        —desechados, deshechos— las bolsas de basura asomando, desde el contenedor, la plástica nariz en pesquisa de un cabo de aire, los muebles desmembrados, abandonados a la fiebre de la relentada y la lluvia. Y estos pocos ojos.

La cama, media barra de bar abanonada

Tu ropa dejaba un silencio tras de sí, confidencia o soco o silo, refugio nuclear. Ahora nada queda salvo un silencio obcecado, un letime apocalíptico sobre las playas de la isla de Henderson donde, ahora, como en la propia trinchera que nos desangra sobre la cama, se reúnen, a morir, restos de basura, carne y desechos. No somos más que… Leer más »

[12:50pm]

      No hay comentarios en [12:50pm]

Sala de estar. Televisor encendido. La abeja Maya en el interior del bosque. Un ciempiés exhibe sus dotes de trobador… pero no convence. Tras la cristalera de la sala de estar del hospital un hombre de polo rojo falla su único y último hoyo en el green. La pelota queda muerta, y él la mira apenas un segundo y la… Leer más »

She in the sky

      No hay comentarios en She in the sky

Me jugaría la vida por agarrarte, sentirte entre mis dedos, susurrar pegadito a tu piel «never more, never more» mientras la azotea húmeda empapa mi pecho y el estómago se confunde con el corazón y así los latidos y el vértigo. No es amor, no. Ni mariposas ni pájaros azules… Simplemente tenerte unas ganas inmensas. This is you in the… Leer más »