Archivo de la categoría: Poesía

Terça feira, 18/11/2014

El goteo incesante y la voz del chorro al caer, el murmullo incomprensible de los guiris -esta sordera cerrada, impagable- … Esta letra ilegible de los viajes en metro… — Taza de café, pan y presunto e queijo en lonchas. El amanecer despierta y el horizonte es una orquesta muda y sin instrumentos, una bella muerte que duerme sobre tu… Leer más »

La tabaiba

      No hay comentarios en La tabaiba

Se refleja en un espejo huérfano, a diario sueña con la tierra que le arrancaron; es el recuerdo de un deseo, la idea de una boca de cristal atrapando libros, las historias de los portaretratos, los ronquidos de los cojines de colores sobre el sillón; el eco de los gemidos en la cocina. La tabaiba dulce me mira fijamente desde… Leer más »

Algunos primeros poemas

Instrucciones para no ser infiel (sólo aplicable a hombres)   Coge una cuchilla de afeitar y corta TE LOS testículos. Acto seguido cose TE LOS con el hilo de capar toros y cerdos. … Mateo 18:8: “Si tu mano o tu pie te hace pecar, córtalo y tíralo. Es mejor que entres en la vida manco o cojo, que teniendo dos… Leer más »

Luz y malas yerbas

      No hay comentarios en Luz y malas yerbas

Llamar a la luz y en seguida darle otro nombre, silencio, quizás, o corazón de la carne y acostarse con ella y arar ese surco de la vida, esa tierra para otros vuelos, y volar, entonces, por un instante, bien alto, llevarte el vértigo a las latientes y profundas veredas, las venas y su angustia por más, las arterias y… Leer más »

Alonso Quesada, dos poemas.

Poemas extraídos de «Insulario», antología de textos de Alonso Quesada confeccionada por Lázaro Santana.     UN TENEDOR DE LIBROS     Este es un tenedor de libros, bueno; un inglés muy pacífico, que mira distraído el amor.. . Frente a mi mesa él trabaja consciente. -Es la oficina de una entidad británica, severa, donde pagan ¡mis números! con libras…… Leer más »

Algunos poemas de Yeray Barroso, en «huida al centro del agua»

no me importo descender para verte. ni siquiera dolió el silencio, pues es el estado natural del solitario. desde la barrera vi los brazos extendidos de la muchedumbre. solo un pequeño bisbiseo logró alcanzar mis oídos mientras observé desde la valla. unos reían, otros eran solo angustia. una llama se aproximó con sus rejos apetecibles y deseé atravesar la cerca… Leer más »

«flor que nace en los raíles», algunos poemas de Daniel María

todo lo que hablan las flores acaba en el suelo, ignorado.   ***     en los bancos del parque crecieron con la hierba las bocas que se sientan a besar     ***     amo la sombra de las ramas que dibujan labios sobre piedras; ellas, a las que nadie quiere llevarse a la boca para un beso…. Leer más »

Notas sobre el Puerto desde la guagua para un turista

El puerto está preñado, son engendros metálicos que lo habitan liberando sus esporas. Ruido en el aire para la luz las cabezas en la playa llenas de luceros, nichos nuevos para miradas rotas que te acompañan mudas desde la Laja. Es un vientre extraño, El Puerto, extraños los huevos que flotan sobre el aceite de motor y los desechos. Efluvios,… Leer más »

Los muebles

      No hay comentarios en Los muebles

Y todos esos muebles que deciden irse, quemándose ellos mismos sobre un montón de olvido. Calima de hoy que saluda una mañana más -y tú dando los buenos días- una tarde más -y te levantas y comes; recoges la casa- un día mas, que solamente esperará hasta que anochezca.   ***   galletas y orujo un plato de colores sueño… Leer más »

Prosas de Jardín, de Lázaro Santana (selección breve)

Flores en la orilla del canal, sus fragancias rojas, azules, amarillas. El frío transparente de marzo en Amsterdam hace más luminoso el olor. […]   Página transitada por los perros: su inconfundible olor a esquina meada.   […]   Cuando hace el amor cree hundirse en una ciénaga donde hasta no respirar es un placer.   […]   ¿Qué buscas… Leer más »