Archivo de la categoría: Microrrelato

Aquel año que pasé enrolado en la Vereenigde Oostindische Compagnie

Hace siglos… La última vez que la vi… La llamaba Dodo y no fue por un sobrepeso existente. Manifiesta la incapacidad de volar más allá de su propia sombra, sí; por eso fue presa fácil de todos aquellos hombres que la quisieron mal y solo para sí mismos… Dodo, Dodo, Dodo… Nunca quisiste que te llamara así, a pesar de… Leer más »

Punto blanco sobre negro

A veces la luna, y hoy. Esta noche que me toca llena. La pienso desnuda esa piel blanca de guardarse, de ofrendar la propia entrega por aquel celo tan de proteger la magia, epidermis tan blanca de gemidos que basta para sonrojar. Apenas una gota de saliva. A veces observo más allá del hombro, rápidamente como queriendo pasar desapercibida, perpetranda… Leer más »

El mensaje

      No hay comentarios en El mensaje

La mano de una bombera nos encendió desde nuestra inconsciencia. ¿Cuánto tiempo llevábamos así, apagados frente al mar? Abrió los ojos.. Extrañamente excitada. En vez de darse la vuelta y calentar otras áreas de la cama, la pupila enfocaba el cuadro azul sobre el sofá; un fondo celeste celeste cayendo al fondo, degradando hasta un blanco irreal que parece posarse… Leer más »

Las islas móviles

      No hay comentarios en Las islas móviles

Esta es la primera vez que escribo de memoria, desde un recuerdo lejano, desde un lugar que, quizás, nunca habité… La cabeza es un tejado donde anidan las palabras, casi siempre dormidas, atentas a la luz que nace del suelo… Pienso en ellas y sueño con sombreros, con islas sobre el mar, estas palabras nuevas desconocidas y que aparecen en… Leer más »

Brinden, y ni piensen en olvidarse

De camino a casa dejo atrás algunas parejas de guiris, no recuerdo si son vecinos, vivimos vidas distintas, nuestra realidad es diferente. Cuando casi llego a la esquina de la calle antes de doblar hacia mi apartamento, ellas, las veo. Primero llevo mis ojos hacia a ella, pierna arriba: ropa de deporte, ropa corta, mucho más allá de lo que… Leer más »

El mensaje

      No hay comentarios en El mensaje

  — ¿Qué dirías que es…? ¿Un barco? ¿Una ballena caída del cielo para salvarnos del mundo? ¿Los pensamientos holoproyectados de algún suicida? —…Sí, lo he pensado a veces, ¿sabes? Ahora no sabría qué decirte. A veces despierto por las mañanas con los dedos húmedos como si hubiera pasado la noche buscando algo entre mis sueños… hasta que caigo en… Leer más »

La cucaracha invitada

      No hay comentarios en La cucaracha invitada

Una cucaracha atraviesa mi mirada pespuntando la piel de las baldosas. Se queda frente al televisor, me mira y sonríe. En dos milésimas de segundo estoy a su vera y la piso, y la aplasto, y dejo caer el peso de mi cuerpo hinchado por este calor sobre ella… Cuando me canso o pienso que ya valió, retiro el pie,… Leer más »

L’Histoire de l’érotisme en una guagua hacia el Sur

«Mecánicamente mira a su izquierda. A esta hora el cansancio es ya una criatura informe y pesada que se engarza en sus párpados mientras mordisquea del cuello su sangre. Un extranjero lee «L’Histoire de l’érotisme»; pálido, con la frente la nariz y los cachetes enrojecidos del poco sol de este invierno; el pelo claro y la cabeza también clareada en… Leer más »

Noche de corta duración

Seis y media de la mañana. La noche se pierde ya en tu cintura, la noche se va, y las farolas recogen sus maletas lentamente. Cuchichean entre ellas que no hay nada más que vender y sus pasos se pierden poco a poco en una sosegada, y alargada, silueta pidiendo silencio. Desde alguna palmera, se escuchan las primeras conversaciones de… Leer más »

7 y 10, San Agustín

      No hay comentarios en 7 y 10, San Agustín

Cuando salgo, ellos ya están ahí. Siempre y a la misma hora, pelo blanco y con un sonrisa también bajo sus ojos de círculo ártico. Lars e Anna disfrutan de nuestro clima de temporada, el otoño en San Agustín (Gran Canaria) que despunta por costumbre, y con el sol, a las 7 y 10 de la mañana, cuando todo está… Leer más »