0,5 por ciento, de Gonçalo M. Tavares

Cada vez más: ensayo y filosofía de la espesa. Recordar leer a Heidegger, hace muchos años: la sensación de que alguien hablaba un lenguaje secreto, paralelo al del lector. El placer de, con cada lectura, comprender más. Dos rectas lejanas que se fueran acercando, como dos hermanas en proceso de reconciliación. Y, entonces, súbitamente, un cruce entre dos líneas que amenazaban encontrarse solamente en el infinito. Leer y entender lo que se está leyendo como un proceso de investigación, bisturí mental; un esfuerzo.