Reading Time: 3 minutes

¿Qué es “Confluencias”?

“Confluencias” es un rábano con forma de libro que, una vez maduro, decidió salirse del huerto tras casi dos años de chupar y chupar tiempo, absenta, cervezas, reuniones, recitales y excursiones por la capital y el sur de la Isla. Eso, y varios meses de selecciones y dolorosas correcciones. Es, también, y sin menoscabar la importancia de lo primero, una buena muestra de la primera etapa creativa de los miembros del colectivo literario Nueve Puertas en la que se puede encontrar relato, relato corto y poesía; un proyecto hecho con mucha ilusión que contó con el inestimable patrocinio y apoyo de la empresa Joyartesana (www.joyartesana.com)

Hablas de etapa creativa, ¿en qué momento se encuentran ahora los autores de “Confluencias” y el libro mismo?

Pues no lo sé… Cada proceso es personalísimo y solo podría arriesgar en qué trabajan actualmente los autores de “Confluencias”. Así, por ejemplo, Benita López Peñate acaba de publicar “Libros de Sal”; Corina Morera y Román Pérez González continúan el trabajo de la prosa con sus proyectos respectivos. De la parte del relato corto y el relato (también poesía), tenemos a R. Alzala y a Trini Rodríguez… mientras que yo sigo acostándome solo (o casi) con la Poesía. Sobre “Confluencias”… como proceso o etapa creativa de los autores, ahora mismo casi todos confirman lo que, a medida que el libro se vislumbraba, es decir, que, de ser hoy, se elegirían textos distintos. Sobre el libro propiamente dicho, quiero pensar que sigue a la espera de llegar a más lectores y de enfrentar otras posiciones literarias, críticas, etc. Es mi deseo. Hoy por hoy, hemos escuchado las valoraciones de los poetas Elsa López y Federico J. Silva. Además, falta una presentación oficial de “Confluencias”.

En la historia de la literatura canaria, ¿tiene “Confluencias un lugar? ¿Cómo se ubica “Confluencias” en esa perspectiva?

¡Uf, buena pregunta!… La verdad es que no tengo ni idea. A ver… nada más salir el libro me afané en encontrar o crear el lugar de “Confluencias” desde esa perspectiva, buscar similitudes con antologías como “Antología cercada”, “Poesía canaria última”; quería construir argumentos y arriesgar una posición para “Confluencias”, ubicarla donde yo creía – o quería- que estuviese; ser algo echado pa’lante intencionadamente. Pero lo cierto es que, ahora mismo, estoy muy lejos de pretender nada, y hablo sólo por mí. Creo que el tiempo y la suerte, así como el trabajo de cada uno de sus autores, le dará un lugar a “Confluencias”… si es que lo tiene. No obstante, sí creo que “Confluencias” tiene mucho que ofrecer y provocar… ya sea bueno o malo. Hasta el momento, nunca había leído o visto reunido en un sólo libro tantos estilos y voces distintas, pues la poesía presente en “Confluencias” sorprende por su variedad, por las diferentes aproximaciones a la existencia, a la realidad. Si en unos poemas ves el deseo de prenderle fuego al mundo entero, en otros querrás verlo arder y explotar, a lo lejos, si es eso lo que le mundo quiere para sí. Entre ambos extremos, introspección, búsqueda, sexo, amor, paisajes y emociones urbanas, y de tierra, mar y sal.

En “Confluencias” abunda la poesía. ¿Es cierto aquello de “Canarias tierra de poetas”?

No, y definitivamente no solo eso… o, al menos, dentro de mi ignorancia, mis propias lecturas y conclusiones. En Canarias, poetas grandes, por así decirlo, tenemos a Cairasco; luego, Tomás Morales y Alonso Quesada. En el siglo XX, la nómina de poetas aumenta, pero queda la cuestión de la aportación verdadera y duradera de estos. Y poesía de los últimos 20 0 30 años, destaco, por su aportación de frescura y renovación, la poesía de Federico J. Silva, Pedro Flores, Juan Carlos de Sancho y del fallecido José Rafael Franco… sin hablar de los poetas presentes y no presentes en “Confluencias” claro está. No obstante, me queda mucho por leer y descubrir, de manera que tal afirmación me parece un perpetro, una dudosa operación de márquetin, un onanismo intelectual. Además, también hay buena prosa en Canarias. Me atrevo a recomendar a Francisco Ramírez Viu en “Retrato de un loco azul”y “Hojas en la orilla”, “El árbol del bien y del mal” de J.J Armas Marcelo, “Mararía” de Rafael Arozarena y “Marianela” del abuelo Benito.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.