con estas letras de miel yo te bautizo con leche

mientras te hundes en las aguas y pruebas el sabor

de mi semen o mi sangre

 

***

 

las condiciones de la palabra solitaria son cinco.

la primera, que se esconde en lo más oscuro del

libro. la segunda, que no sufre compañía, aunque

sea de su propio cuerpo o de su propia imagen.

la tercera, que se adentra hasta lo profundo del

aire. la cuarta, que no tiene determinada su voz. la

quinta, que sólo se dice como sonido del silencio.

detrás de esta palabra está tu nombre.

 

***

¿CUÁNDO PODRÉ sentir

tus manos en las mías,

cuándo entrarás al cuarto

donde duermo esta noche

para darle tu cuerpo

a mi cuerpo en el sueño?

 

***

 

EN LA noche

voraz. No sé qué está más cerca de la luz:

el aroma

de la nada nevada en la ladera

o el rostro que pregunta por sí mismo

en otro rostro oscuro.

 

***

 

¿LA LUZ que yace aquí, en este poema,

ilumina tu cuerpo ausente o es la luz

que brota de tu cuerpo ausente

la que ilumina este poema en que tú yaces?