Reading Time: 1 minute

las señales sobre el asfalto,

los detritos de la comida de otros

                       —desechados, deshechos—

las bolsas de basura asomando,

desde el contenedor, la plástica nariz

en pesquisa de un cabo de aire,

los muebles desmembrados, abandonados

a la fiebre de la relentada y la lluvia.

Y estos pocos ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.