Reading Time: 1 minute

Rompes el cielo con tu espalda

y arremolinas tus cabellos en la exhausta espuma de las olas.

Vienes y vas. Te retiras, te aproximas

y te viertes y revientas,

y asaltas luna llena y coralina mis almenas

de esmeralda.

Y, mientras, yo,

morsa del encanto y el requiebro,

huyo del deshielo y los osos polares,

sorbo la vida tras la barra carnosa de tu boca

y bailo, con mis colmillos, sobre los malecones de tu cuerpo

afinando mi hocico con canciones de amor.