Reading Time: 1 minute

La noche lima todas las asperezas o,

para ser más Poeta,

la Noche revela la bella naturaleza

de las siluetas…

La noche protege los misterios,

los misterios protege bajos las manos,

tras las bocas dormidas

y también tras aquellas momentáneamente

ahogadas y autoprotectoras,

silenciadas.

La noche corta los fuegos

tras un velo de vello púbico

crecido como césped de ciudad en crisis,

como malayerba en jardines de bien

donde todo ha sido rasurado o afeitado

con crema blanca…

La noche protegue, sí,

y a veces de todo

y a veces al pesar de ciertas rectas

divagaciones que, a tanto que entran

la noche, crecen y crecen,

y se van, se van.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.