Reading Time: 1 minute

Playa de ciudad.

Abrazo palomas hambrientas

que dejan en la espuma cientos de mensajes,

que lamen mis heridas,

que picotean mis huellas,

mis pasos, mis sombras…

Todo en la orilla es de una libertad alambrada;

la marea, una delgadísima bruma que cerca el mundo.