Reading Time: 1 minute

El eco de la distancia contra la roca,

y no contemplas, atada al mástil,

el mar bajo tu nave.

El horizonte engulle un cuerpo de cemento,

abandonado mientras enjaulas tu aliento

en una boca azul y extranjera…

 

Murmuras, todavía, que hay refugio

en tus sueños para los dos


O eco da distância contra a roca,

e não estás a contemplar, atada ao mastro,

o mar debaixo da tua nave.

O horizonte engole um corpo de cimento,

abandonado, enquanto enjaulas o teu hálito

numa boca azul e estrangeira……

Ainda murmuras que há refúgio

para nós, nos teus sonhos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.