Reading Time: 1 minute

Estaría bien eso creer en Dios

y poder pedirle un día que te ayude,

que te proteja, que te ilumine el camino

cuando la mierda y las tinieblas

te lleguen por las rodillas, el corazón, o la garganta.

Estaría bien creer en Dios,

si quieres atravesar una autopista con los ojos cerrados,

o desmembrarte con kilos y kilos de explosivo

para ir a ese mundo celestial o, simplemente,

estar quieto, sin hacer nada:

sólo quejarte ante la estampilla de tu santo o tu Dios…

Qué jodido es ser humano,

todo carne blanda y vísceras y alma,

y verte un día pensando

que está bien, en algún momento,

pensar que existe Dios…¡Y creer!