Archivo de la etiqueta: amor

Encuentros improbables – I

… Entonces, respondió Almitra: Háblanos del Amor… … Carlomagno luchó por esto, a Il Duce lo ataron de su coche despellejado como un oso y colgado cabeza abajo por esto… Del suicidio de Carlos S. queda, entre otras cosas, el recorte del artículo escrito por Juan José Millás, y una serie de palabras sobrerrayadas. El autor, ante su ansiedad mientras… Leer más »

Aquel año que pasé enrolado en la Vereenigde Oostindische Compagnie

Hace siglos… La última vez que la vi… La llamaba Dodo y no fue por un sobrepeso existente. Manifiesta la incapacidad de volar más allá de su propia sombra, sí; por eso fue presa fácil de todos aquellos hombres que la quisieron mal y solo para sí mismos… Dodo, Dodo, Dodo… Nunca quisiste que te llamara así, a pesar de… Leer más »

Para los inmortales gusanos

Todas estos pozos de carne y sus tesoros, el ojo derecho (y no el izquierdo, por siniestro), y la mano derecha también, y el hígado, no lo olvides, grasiento diario de bitácora, rastro de cientos de travesías y papeles remojados. Todos los deseos que quedaron pendientes de la mano al suelo, testimonios de un tiempo que no llegará, atrapado entre… Leer más »

[12:50pm]

      No hay comentarios en [12:50pm]

Sala de estar. Televisor encendido. La abeja Maya en el interior del bosque. Un ciempiés exhibe sus dotes de trobador… pero no convence. Tras la cristalera de la sala de estar del hospital un hombre de polo rojo falla su único y último hoyo en el green. La pelota queda muerta, y él la mira apenas un segundo y la… Leer más »

Haberte dicho

      No hay comentarios en Haberte dicho

Debería haberte dicho que no más soy un asteroide, una cometa a la caza de palomas, un globoaerostático voiyeur, la piedra que disparas con la tiraera. Haberte dicho que no soy real hasta que me evado en tus manos, y me cierras los ojos con dos monedas de 25 pesetas.

Algunos primeros poemas

Instrucciones para no ser infiel (sólo aplicable a hombres)   Coge una cuchilla de afeitar y corta TE LOS testículos. Acto seguido cose TE LOS con el hilo de capar toros y cerdos. … Mateo 18:8: “Si tu mano o tu pie te hace pecar, córtalo y tíralo. Es mejor que entres en la vida manco o cojo, que teniendo dos… Leer más »

Luz y malas yerbas

      No hay comentarios en Luz y malas yerbas

Llamar a la luz y en seguida darle otro nombre, silencio, quizás, o corazón de la carne y acostarse con ella y arar ese surco de la vida, esa tierra para otros vuelos, y volar, entonces, por un instante, bien alto, llevarte el vértigo a las latientes y profundas veredas, las venas y su angustia por más, las arterias y… Leer más »

Prosas de Jardín, de Lázaro Santana (selección breve)

Flores en la orilla del canal, sus fragancias rojas, azules, amarillas. El frío transparente de marzo en Amsterdam hace más luminoso el olor. […]   Página transitada por los perros: su inconfundible olor a esquina meada.   […]   Cuando hace el amor cree hundirse en una ciénaga donde hasta no respirar es un placer.   […]   ¿Qué buscas… Leer más »