Archivo de la etiqueta: contemplación

Notas para el silencio

      No hay comentarios en Notas para el silencio

Y si se pierde el silencio en medio de un nuevo ruido, ¿acaso perderse no es un hallazgo también genuino, una sorpresa, un otro silencio al que se abraza, abandonando al primero?

La tabaiba

      No hay comentarios en La tabaiba

Se refleja en un espejo huérfano, a diario sueña con la tierra que le arrancaron; es el recuerdo de un deseo, la idea de una boca de cristal atrapando libros, las historias de los portaretratos, los ronquidos de los cojines de colores sobre el sillón; el eco de los gemidos en la cocina. La tabaiba dulce me mira fijamente desde… Leer más »

Los días las mañanas

      No hay comentarios en Los días las mañanas

¿Cómo se escriben los días en un diario, si estos vienen y ya se van, si no se detienen ni paran, cuando no se posan siquiera un instante a la noche, porque saben que no trabajan para otra mañana?

Las islas móviles

      No hay comentarios en Las islas móviles

Esta es la primera vez que escribo de memoria, desde un recuerdo lejano, desde un lugar que, quizás, nunca habité… La cabeza es un tejado donde anidan las palabras, casi siempre dormidas, atentas a la luz que nace del suelo… Pienso en ellas y sueño con sombreros, con islas sobre el mar, estas palabras nuevas desconocidas y que aparecen en… Leer más »

Una verdad imperfecta

      No hay comentarios en Una verdad imperfecta

La maravilla azul empuja hacia el desierto. El corazón avanza a tientas entre cientos de acequias de plata entreveradas por las dunas e infinitos caminos. A lo lejos, unas montañas de silencio insinúan seres ancestrales, gigantes aparecidos tras el velo de un agua imperceptible que busca, sin cesar, su primer recuerdo… Cuando amanezca, nada cambiará. La luz apenas ofrece una… Leer más »

Playa de ciudad

      No hay comentarios en Playa de ciudad

Playa de ciudad. Abrazo palomas hambrientas que dejan en la espuma cientos de mensajes, que lamen mis heridas, que picotean mis huellas, mis pasos, mis sombras… Todo en la orilla es de una libertad alambrada; la marea, una delgadísima bruma que cerca el mundo.

Ellas nunca se cansan

      No hay comentarios en Ellas nunca se cansan

Una lágrima sobre el ventanal me separa de los cristales. Dormidas, y casi invisibles, las palabras mecen libros en silencio…   …Ellas nunca se cansan.

Frente al mar

      No hay comentarios en Frente al mar

Se desnuda porque no parece encontrar nada. —desconfía de mí— —desconfía de los gatos pescadores— —desconfía de las garcetas y los zarapitos—. Se desnuda. Y yo me vuelvo al mar, a rememorar el eco reciente de la arena.

«Calima· y «Rompeolas», como primeros poemas (o casi)

Calima Suspiro africano   Este aire luminoso ramal de luz   cadencia de arena oceánica que seca eléctrica las bocas y gargantas Melodía del sueño   modorra insistente de la demencia el abandono en sábanas anticiclónicas de los cuerpos atrapados en la saciedad líquida de la sombra.     El Rompeolas Permaneces   casi inmóvil   al vaivén de la… Leer más »