Al parecer

Al parecer deseo, en mi espera, un sirena que encalle mi proa, mi nave, mi carne, una sirena que me abra la cabeza contra las rocas, que me desuelle y me decante sobre mis propias hojas escritas.   La letra, al menos, sabrá alimentarse de mí.

Refugio

El eco de la distancia contra la roca, y no contemplas, atada al mástil, el mar bajo tu nave. El horizonte engulle un cuerpo de cemento, abandonado mientras enjaulas tu aliento en una boca azul y extranjera…   Murmuras, todavía, que hay refugio en tus sueños para los dos O …