Reading Time: 1 minute

Al parecer deseo, en mi espera, un sirena que encalle mi proa, mi nave, mi carne,

una sirena que me abra la cabeza contra las rocas, que me desuelle y me decante sobre mis propias hojas escritas.

 

La letra, al menos, sabrá alimentarse de mí.