La poesía es deriva

Creación, ensayo y crítica

Eugénio de Andrade, traducción y selección de poemas inéditos

Reading Time: 2 minutes

VIAJE

 

Iremos juntos separados,

las palabras mordidas una a una,

taciturnas, centelleantes

—oh mi amor, constelación de bruma,

hombro de mis brazos vacilantes.

Olvidados, recordados, repetidos

en la boca de los amantes que se besan

en lo alto de los navíos;

deshechos ambos, ambos enteros,

en el rastro de los peces luminosos,

ahogados en la voz de los marinos.

 

NO ES VERDAD

 

Cae, como antaño, de las estrellas

un frío que se extiende por la ciudad.

No es de noche ni de día, es el tiempo ardiente

de la memoria de las cosas sin edad.

 

Lo que soñé cabe en tus manos

desgastadas de tejer melancolía:

un país que crece en libertad,

entre almiares de trigo y de alegría.

 

Pero la muerte pasea por las habitaciones,

ronda las esquinas, entra en los navíos,

su mirada es verde, su vestido blanco,

huelen a ceniza sus dedos fríos.

 

Entre un cielo sin color y montañas de carbón

el ardor de las estaciones cae podrido;

los mástiles y las casas escurren las sombras,

sólo la sangre brilla endurecida.

 

No es verdad tanta tienda de perfumes,

no es verdad tanta rosa descepada,

tanto puente de humo, tanta ropa oscura,

tanto reloj, tanta paloma asesinada.

 

No quiero para mi tanto veneno,

tanta madrugada barrida por el hielo,

ni ojos pintados donde muere del día,

ni besos de lágrimas en mi pelo.

 

Amanece.

Un gallo raya el silencio

dibujando tu rostro en los tejados.

Yo hablo del jardín donde comienza

un día claro de amantes entrelazados.

 

ELEGÍA Y DESTRUCCIÓN

 

De ese tiempo en que se sigue siendo niño

durante miles de años,

traje conmigo un aroma de resina,

traje también los juncos rojos

que ladean la orilla del silencio,

en este cuarto, ahora habitado por el viento;

traje incluso una mirada húmeda

en la que los pájaros perpetúan el cielo.

 

Difícilmente olvido la calle donde encontré

tus ojos inmensos, fascinados

por el fulgor secreto de las espadas,

la casa donde te conté, con las manos trémulas,

la parábola del pan y del vino,

dando a cada palabra un rostro nuevo.

 

La ciudad donde te amé fue arrancada

y no puedo destruir a los centinelas del miedo.

Pero tampoco puedo dejar de quererte

con besos y relámpagos,

con sueños que tropiezan en las paredes

y se alimentan de terror y de alegría,

mientras el tiempo sigue sollozando.

 

¿Qué me queréis verdes sombras de luna

en mi cama donde adormece el frío?

Aquí estoy, más alto que el trigo,

sangrando en los pétalos del día,

y sin recelo de que a nuestros gritos

aun los llamen brisa.

(más…)

The Tiki doctors and the late mixed poems

Reading Time: 2 minutes

*

Únicamente es posible el naúfrago

*

Naútica, Antidio Cabal en “Atmósfera seguido de Parasangas”.

*

*

mi homero de la clase fabularia

mi viejecito terco y arbitrario

quién te diría a ti   quién te diría

nada    tú lo investaste mi viejo y sedentario

el viaje y la pelea los hombres y las sombras

fuen un juego junto al fuego junto al vaso

de vino    quién desdeña el guarecido

de itaca y se va a troya mi cansado

rapsoda   quién se apunta a la guerrilla

del monte  como un perro solitario

mi viejo y mentiroso    qué soñaste

tu cabeza es un grillo astuto y trasgo

tú nada viste viejo   nada sabes   ¿qué ulises?

me resigno con ser llama en el palo

*

sin título, de Lázaro Santana en “Recordatorio USA”

*

*

Habrá que empezar por algún sitio. Pero eso no quiere decir que podamos empezar por el principio. Aquel lugar desde el que empezamos es el origen, está aquí, no detrás. Su resultado no es el inicio, sino la inaguración, y por ello su marca no es la de lo inicial, sino lo inagural. No separa lo de antes y lo de después, sino que une esos dos trozos en lo originario, en la paertura que nos hace sernos insustituibles.

*

Desde lo partido, de Miguel Pérez Alvarado

en “Tras la sístole -viaje y escritura insular-

*

*

Mãe é aquela que vê partir.

*

MÃE. UMA DEFINIÇÃO POSSÍVEL, de Nuno Costa Santos

en “Melancómico O Livro”

*

*

 

Mafra

é Mafra

e eu

sou eu.

Nunca dancei ao som de carrilhões

num pus colchas floridas nas janelas.

Não pretendo lançar no futuro

a minha história que os outros construiram.

Máfra é Mafra

e eu sou livre.

Ou não:

Meus escravos de áfrica plantados no brasil

escavando o ouro com a coronha das g3.

Nunca acertei meus passos pelo ritmo das balas

nem porei a cabeça no alvo que procuras.

Mafra é Mafra

e eu

sou eu.

Por detrás da máscara eu lá estou

sem ódios, nem balas, nem guerras

despido

e com um ramo de cravos

em cada mão.

*

 

De Mafra, com mágoa, de Urbano Bettencourt

en “outros nomres outras guerras”.

*

*

Two hours have passed now

And the blood still flow from my throat

There is not a soul walking outside

A spring night, the trees quietly breathing, sprouting

This above all is the seminary spring

Where Bodhisattvas have given up a hundred million lives

Andthe Buddhas have passed into Nirvana to reside

I have resolved time and again

To die alone

Unseen tonight by anyone

Leading myself by the hand

Yet whenever the lukewarm

New blood gushes forth

Fear, indistinct, white, strikes

*

Night, de Kenji Miyazawa en “Strong in the rain”,

traducción al inglés por Roger Pulvers.

*

*

Si os que xacen dentro non poden saíre,

i os que viven fora non queren entrar,

ostes rexos muros que coutan as campas

son un monumento da idiotez humán.

*

Escrito na parede do cimenterio, de Celso Emilio Ferreiro en “Cimenterio Privado” recopilado en “En tránsito. Poesía Galega en Madrid”.