Los muebles

Y todos esos muebles que deciden irse, quemándose ellos mismos sobre un montón de olvido. Calima de hoy que saluda una mañana más -y tú dando los buenos días- una tarde más -y te levantas y comes; recoges la casa- un día mas, que solamente esperará hasta que anochezca.   …

De noche, 1 de n

De chico tenías miedo a la oscuridad y tu escaso conocimiento perdía siempre ante los juegos de las sombras y la pupila, ante los tratos de los ruidos y sonidos y tus agujeros timpánicos. El corazón parecía empeñarse más en latir, agitando ciegamente todos los capilares y membranas posibles. Un …