Archivo de la etiqueta: silencio

«Detrás de tu nombre», algunos poemas de Rafael-José Díaz

con estas letras de miel yo te bautizo con leche mientras te hundes en las aguas y pruebas el sabor de mi semen o mi sangre   ***   las condiciones de la palabra solitaria son cinco. la primera, que se esconde en lo más oscuro del libro. la segunda, que no sufre compañía, aunque sea de su propio cuerpo… Leer más »

UN DÍA GRIS DE SOL

      No hay comentarios en UN DÍA GRIS DE SOL

Este lugar, un silencio que desde el agua en los días de sol. Hoy, sin embargo, apenas deja mirar, gris y doliente, a los ojos, y murmura incomodado por el viento, atento a esta cita a ciegas. Retiro con torpeza una bolsa de basura que se agita fuera de su cesto, abrazo el mudo vaivén de las palmeras. Me reconozco… Leer más »

Ausencia

      No hay comentarios en Ausencia

Meter las manos en la arena es cavar profundo la carne aquietada de un mar rojo. una travesía blanca donde el corazón saliva sobre una herida necesaria.

La cama, media barra de bar abanonada

Tu ropa dejaba un silencio tras de sí, confidencia o soco o silo, refugio nuclear. Ahora nada queda salvo un silencio obcecado, un letime apocalíptico sobre las playas de la isla de Henderson donde, ahora, como en la propia trinchera que nos desangra sobre la cama, se reúnen, a morir, restos de basura, carne y desechos. No somos más que… Leer más »

Notas para el silencio

      No hay comentarios en Notas para el silencio

Y si se pierde el silencio en medio de un nuevo ruido, ¿acaso perderse no es un hallazgo también genuino, una sorpresa, un otro silencio al que se abraza, abandonando al primero?

Poems from long ago… 3 de n

Espejismos galdosianos   Tu recuerdo camina descalzo sobre mi cama. Pero cuando abro los ojos, ya no estás…   Descubrir la mañana   La noche aún duerme junto al cuerpo. Sólo tu abres los ojos.   Poema sin título 01/12/2009   Esta lluvia mansa. Este silencio. Gratitud y dicha.  

Frente al mar

      No hay comentarios en Frente al mar

Se desnuda porque no parece encontrar nada. —desconfía de mí— —desconfía de los gatos pescadores— —desconfía de las garcetas y los zarapitos—. Se desnuda. Y yo me vuelvo al mar, a rememorar el eco reciente de la arena.