Puerta

Hay una puerta en mi pecho, y siempre está abierta para ti; al menos, eso creo… por eso aguardas, creo, a pesar de este nuevo hábito de esperarte, de la velocidad de los días y de estos gritos que vemos alejarse atravesando las paredes a las 5:45 de la mañana. …

Los muebles

Y todos esos muebles que deciden irse, quemándose ellos mismos sobre un montón de olvido. Calima de hoy que saluda una mañana más -y tú dando los buenos días- una tarde más -y te levantas y comes; recoges la casa- un día mas, que solamente esperará hasta que anochezca.   …

Refugio

El eco de la distancia contra la roca, y no contemplas, atada al mástil, el mar bajo tu nave. El horizonte engulle un cuerpo de cemento, abandonado mientras enjaulas tu aliento en una boca azul y extranjera…   Murmuras, todavía, que hay refugio en tus sueños para los dos O …